¿Por qué mi personal depende de mí?

Es triste, muchas empresarias y empresarios no saben delegar. E incluso también fue mi problema y mi personal terminaba dependiendo de mí.

Aquí te explicaremos las razones por las que seguramente a ti te pasa lo mismo.


1. No tienen claras sus funciones

Recuerda que tú, creciste tu negocio y te encuentras todos los días ahí. Así que lo conoces de principio a fin, pero tu equipo de trabajo no.
Por lo tanto, es muy importante que tengas bien definido que actividades realizará cada persona dentro de tu organización, si no lo tienes claro, mucho menos lo tendrá tu equipo de trabajo.

2. No saben como los vas a evaluar

No tienes métricas claras que indiquen su desempeño y por lo tanto se presta a la subjetividad, si te cae bien, si no te cae bien, si no te gustó, etc.
Por lo tanto es importante que desarrolles ciertas métricas por las cuales ellas y ellos sepan la forma en que los vas a evaluar.

3. Tú no sabes delegar

Eres demasiada controladora o controlador, quieres saber todo lo que pasa a cada minuto y vas detrás de todas y todos tus empleados diciéndoles como hacer las cosas. En el momento que haces eso, tu equipo de trabajo termina preguntándote cada cinco minutos que necesita hacer, porque ya le quitaste la confianza al tratar de decirles hasta la manera de respirar y caminar.

4. No variabilizas

Tu equipo de trabajo gana su sueldo integro cumpla con las metas o no.
Tu como emprendedora o emprendedor, te levantas todos los días y le pones muchísimas ganas a tu trabajo porque de eso depende que tengas ingresos, pero eso no pasa en tu personal, porque como ellas y ellos saben que tienen su sueldo integro cumpla o no cumpla, pues eso no importa. Por lo tanto tienes que variabilizar, una parte de sueldo fijo y una gran parte tiene que ser proporcional a los resultados que den en la empresa. Es decir, no topas a tu equipo con un sueldo básico y si cada día hay mejores resultados en la empresa, cada día van ganando más y ya todas y todos van a la par.

5. Contrataste mal

Mucha gente se toma el proceso de reclutamiento muy a la ligera y es super importante tomarse el tiempo, hacer las preguntas ideales, poner a las personas hacer ejercicios que puedan demostrar sus capacidades , etc. Y si tu ya contrastaste mal, entonces tendrás que despedir, sólo que deja esto como última opción ya que es importante conservar empleos y capacitar a tu equipo de las mejores formas. Pero si realmente no funciona, despide.

Preocúpate siempre por mejorar tu proceso de reclutamiento  y contratación, que sea lo más pulido posible para asegurarte que la persona que tengas en el camino sea la indicada. Recuerda al menos estos puntos para que tú y tus empleados remen parejo y así evitar muchos dolores de cabeza.

¡Síguenos en Facebook para más tips!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *