¿Cómo influyen las malas opiniones en mi negocio?

Es completamente normal que al iniciar un negocio nos emocionemos por conocer la opinión de nuestros amigos y familiares, y está bien querer la atención por un momento. Eso nos ayuda a mejorar y ampliar nuestra perspectiva con diferentes opiniones.

Lo que no debemos hacer es depender de lo que los demás nos puedan decir, porque así como existen personas dispuestas a darte su mejor opinión, así hay otras que no podrán aportarte nada relevante y que incluso puedan hacerte retroceder dándote malas opiniones.

Es por eso que te damos unos consejos para evitar las malas opiniones sobre tu negocio y aprender a seguir el mejor camino para crecer.

Sea cual sea la idea, hazla sin preguntar

Con esto no queremos decirte que no importa la opinión de los demás y que tu puedas hacerlo todo por tu cuenta solo con tu personalidad, claro que es válido preguntar si no sabes o si quieres conocer terceras opiniones.

Lo que no debes hacer es basar tus decisiones en comentarios ajenos, selecciona bien a las personas a las que puedes preguntarle sobre tu idea de negocio ya que no todas tendrán la idea de lo que hables o de cómo se relacione tu trabajo con tu idea.

También te puede interesar: ¿Cómo hacer anuncios en Google?

Cree más en ti mismo

Como dijimos al inicio, es normal querer saber el punto de vista de los demás, pero lo más importante es que la primera persona de la que dependa la decisión seas tú mismo y que no dejes que las malas opiniones te afecten.

Al final del día te darás cuenta que el que está tomando el riesgo de emprender eres tú mismo, por lo que tu opinión y tus ideales son los que más peso deben tener en tu trabajo.

Establece un tiempo de desarrollo

Nunca verás resultados de la noche a la mañana (a menos que seas un artista mundialmente reconocido), así que cuando vayas a comenzar tu negocio y sacarlo a la luz, establece un tiempo determinado para probar al mercado y la adaptabilidad de tu negocio al entorno comercial. Te recomendamos dejarlo al menos unos 3 meses, pueden ser más dependiendo de como vaya desarrollándose tu negocio.

Durante este tiempo toma la tarea de analizar el comportamiento del mercado y la evolución de tu negocio. Una vez que pase el tiempo que determinaste, analiza resultados.

  • ¿Tu negocio cumplió con tus expectativas iniciales?
  • ¿Has conseguido clientes?
  • ¿Qué tipo de gente se ha acercado a tu negocio?

Una vez que tengas la respuesta a estas preguntas, valida con tu equipo o con una plática en solitario si el negocio será rentable para cumplir un año. En caso contrario, no te preocupes ni te sientas mal, tendrás la oportunidad de mejorar tu plan de negocio o iniciar nuevamente.

Recuerda que nadie dijo que emprender sea fácil, pero con consistencia y trabajo duro, puedes llegar a grandes cosas.

¡Síguenos en Facebook para más tips!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *